Publicado por Montaña Ribera el 13 de diciembre de 2017

Al encuentro del sol he viajado hasta Valencia, la tierra de la horchata, de las naranjas y por supuesto de la fallas. He recorrido buena parte de las decenas de carriles bici que la ciudad ha tejido como lo haría una araña experta. Y antes de volver me he pasado por la Ciutat fallera, donde me he encontrado con Jara, en el taller en el que trabaja. Se trata de un espacio cedido por el Gremi Artesà d’Artistes Fallers de València, y es utilizado por los alumnos del Ciclo Formativo de Artista Fallero y Construcción de Escenografías para experimentar en la elaboración de sus apreciados Ninots. Los de segundo empiezan las prácticas en empresas muy pronto y Jara las hará en Escenografías NEO, que se dedica al montaje de grandes escenarios; óperas, teatros, grandes espectáculos… Su última nota ha sido un sobresaliente por un trabajo sobre el dragón de San Jorge, un trabajo inspirado en todos los dragones que la xiqueta ha visto en tantas ocasiones quemar en la Plaza Mayor de Cáceres. Ojalá algún día, el sobresaliente dragón de Jara, pueda serpentear por las calles de Cáceres.

Comments are closed.