Las prácticas de @JóvenesConfinaos

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Ahora que ya podemos salir a respirar aire puro (más puro que nunca) ha llegado el momento de la evaluación, de mirar atrás y observar qué ha pasado estos días en los que algunas palabras se han hecho muy populares; confinamiento, desescalada, cuarentena… Pues bien, ha sido en estos días, en los que la vida ha sido más virtual que real, cuando Montaña ha tenido la suerte de conocer a un grupo de @jovenesconfinaos (María, Leonor, Jonathan, Darío y Beatriz), de los que no sabe su estatura, pero ha podido conocer su talla. Montaña es ese personaje ficticio de un mundo virtual en el que vivimos una vida real y los @jovenesconfinaos, son jóvenes de la Facultad de Filosofía y Letras, venidos de la mano de sus tutores académicos (Francisco y Gudalupe), que han sido los primeros en creer en ellos. Estos jóvenes han caído en las redes del ECJ para hacer sus prácticas, un centro que ha cerrado sus puertas para abrir sus ventanas. Es el germen de una Comunidad Virtual, comunidad formada por jóvenes, de Cáceres, vinculados a la ciudad por amor, por estudios, por trabajo, por pasión. Son jóvenes con proyectos, con futuro y con ganas de comerse el mundo (sobre todo ahora que, libre de contaminantes, sabrá mejor) y que harán crecer a esta ciudad.

Poco a poco, estos jóvenes se han ido quitando capas de cebolla que les constreñían y que inhibían su creatividad. Han aprendido a adaptarse, a quitar “peros”, a criticarse para crecer, a atreverse, a conocer el valor de las capacidades colectivas, de la hibridación, del procomún y sobre todo han experimentado y han puesto en valor la economía colaborativa.

María, en PromocionArte, nos ha presentado a Claudia Iglesias, a Nerea Torreño, a Mónica de la Cruz y a Martuska, artistas en ciernes, ilusionadas con sus trabajos y que se han asomado al mundo a través de sus ventanas electrónicas. Estas artistas nos han mostrado también los sinsabores que les ha dado la vida. Así, cuando Montaña ha leído las entrevistas, le ha dado mucha pena lo que cuenta, por ejemplo, María de Claudia. Debe ser una cantante extraordinaria,  quedar entre las 80 finalistas de “Operación Triunfo” es todo un éxito. Pero una vez ha terminado de leer la entrada, le han embargado sensaciones complejas, ya vividas, no agradables y que pensaba olvidadas.

Montaña no pudo acabar la carrera de Derecho. Era mujer y en su época el sexo pesaba. No pudo viajar a Madrid para trabajar en una oficina, era mano de obra barata en el hogar familiar. No podía ir a la verbena que todos los  finales de agosto se celebraban en su barrio, El Spiri, pues había mucho peligro, en palabras de su madre.

Hace muchos años dejó todo ese cúmulo de “noes” a un lado. De hecho pensaba que los tenía olvidados hasta que leyó la entrada de María.  Desde luego forman parte de su vida y han forjado su carácter, su mundo actual y su forma de pensar, pero ya no viven en su presente.

Montaña os anima a que conozcáis a Claudia, a Nerea, a Mónica y a Martuska. Os anima que seáis capaces de ver en esas entrevistas, aquello negativo en vuestras vidas que queréis dejar atrás. Esas sensaciones, esa forma de entender los hechos que al final nos lleva a resignarnos, a sobrevivir.

María, si me estás leyendo, recuerda que nunca un artista puede dejar el arte a un lado, pues su vida es la música, la pintura, la dramatización o la escritura, su mundo es eso, el artista está en simbiosis con su arte. Ellas, serán y vivirán para ser artistas, aunque para ganarse la vida tenga que trabajar de cualquier otra cosa.

Otra de las gratas sorpresas que se ha llevado Montaña ha sido el resultado del trabajo de Leonor, «Cuentacuentos ECJcc«, cuentacuentista excepcional, que, partiendo del siglo XIX, ha hecho algunos malabares con el palito para convertirlo en el XXI. El proceso ha sido paulatino, en el primer cuento, los sapos eran sapos y las ranas, ranas, y poco a poco los cuentos se han dado la vuelta para mostrarnos realidades del XXI, en el que hace guiños al colectivo LGTBI, al empoderamiento de la mujer y al valor que hoy tienen en nuestras vidas las mascotas. Montaña ha visto todos los cuentos con sus ojos muy abiertos, sin ser capaz de pestañear, moviéndose al compás de unas marionetas que fluían por un paisaje cada vez más extremeño, cada vez más suyo. Son cuatro pequeñas obras maestras de una gran artista extremeña. Quién sabe, tal vez sea la próxima entrevistada de María.

A pesar de su magistral trabajo, Leonor está disgustada. Había llegado a acuerdos con algunas personas que han incumplido el trato, ninguneando su trabajo. Leonor, para la próxima (que la habrá) negocia. Saber hacerlo no es fácil y la falta de experiencia es un enemigo atroz para los principiantes. Recuerda esto, una negociación es buena cuando todas las partes salen conformes. La negociación, base de la economía colaborativa, modelo clave para cumplir con los 17 ODS.

Y llegó el turno de Jonathan que desprende optimismo a pesar de las palabras pesimistas de sus artículos en ¿Apocalipsis?. Jonathan nos ha puesto de manifiesto los estragos que han supuesto el COVID-19 para la humanidad, pero a cambio nos ha mostrado la oportunidad que este hecho puede suponer para el planeta y por ende para sus habitantes. Un momento muy adecuado para mirar hacia el horizonte 2030 y favorecer la transformación del mundo con los 17 objetivos y sus 169 metas. Los jóvenes, conectados unos con otros como nunca antes, están contribuyendo a la resiliencia de sus comunidades, proponiendo soluciones innovadoras, generando progreso social e inspirando cambio político. Estos chicos, están en el camino de todo esto.

Su compañero Darío, nos aterriza muy cerca de todos vosotros, porque el mundo se hace desde las cosas pequeñas y desde las cosas cercanas. La Cueva de Maltravieso, nuestra gran olvidada, nuestros orígenes, la oportunidad. Jóvenes que nos pegan un tirón de orejas por abandonar nuestro patrimonio más preciado y que debe servir para que reaccionemos (que ya va siendo hora después de casi 70 años desde que Carlos Callejo la descubriera por un hecho fortuito). 

Y acabamos con Beatriz que nos lleva por su mundo ficticio y fantástico impreso en páginas y en el que navega con más soltura que por el Tajo. ¡Qué difícil es hacer ver que la literatura es viajar! ¿verdad Libreratrix? Para viajar no hay que desplazarse, estos días lo hemos aprendido y muchos habéis iniciado o retomado ese maravilloso hábito de la lectura. Viajar no es ver monumentos, es sentir, es experimentar, y eso es lo que te hace vivir… y lo tienes al alcance de tu mano.

Estos @JóvenesConfinaos empiezan a tejer sus propias redes, a emprender un camino que pinta colaborativo. Emprendedores que han experimentando un modelo basado en tecnologías abiertas que permiten compartir activos, para maximizar los conocimientos, las habilidades…