Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

PanHabla

Juan es un utópico que es capaz de convertir sus sueños en realidad. Es un mago. Trabajar en su casa amasando pan con sus manos. Detectar el tiempo que cada producto necesita. Jugar con la temperatura en cada momento. Oler y sentir como crece. Transportar sus productos en una bicicleta. Llamar a una puerta y sentir que estás entregando algo tuyo y que el que lo recibe sabe y valora lo que estás entregando… Añoranzas de un pasado que se hace presente. Una lección magistral, como aquellas que Kandisky impartía en la Bauhaus.

El canal de Youtube de PanHabla.

Panhabla es una micropanadería que nace de la pasión por el pan de un chico de 30 años.

Todo empezó cuando Juan, siendo un chico de 24 años hace por primera vez pan intentando consumir un mejor producto ya que en su cercanía reinaba la invasión del pan industrializado.

Viaja a Madrid a estudiar Dirección de Cocina y paralelamente se forma en panadería de forma autodidacta y visitando las mejores panaderías que tenía posibilidad de conocer. Acaba trabajando en una de ellas y consigue tener funciones que le hacen ver que su futuro puede ser la de emprender su propia panadería y vivir del pan, algo que hoy en día parece ser una locura para un chico de 27 años donde lo que más se habla de este sector es que trabajarás de noche, largas horas y físicamente muy exigente.

Para que a Juan le sea atractivo poder tener su panadería, manteniéndola en el tiempo y tener una vida con horarios laborales comunes desarrolla un proyecto en el que casi todo se sale de lo común. Juan llama micropanadería a este proyecto ya que él será el único empleado para desarrollar la actividad. Un autónomo en toda regla.

La micropanadería consta de un obrador en el garaje de su vivienda habilitado como taller domestico según contempla en PGM (Plan General Municipal) de Cáceres. No puede vender in situ pero si puede producir pan y venderlo a domicilio, por lo tando podríamos comparar a Panhabla con un restaurante. Se comunica con sus clientes mediante una lista de difusión la cual le envía la carta de viernes a domingo y el lunes organiza la semana y produce únicamente los productos reservados teniendo la gran ventaja de no tener mermas. Para el reparto a domicilio realiza la ruta en función de los horarios propuestos por el cliente y lo realiza con una bicicleta de carga profesional.

Todos los productos están elaborados con harinas ecológicas y la masa madre es su único fermento como método de fermentación. Un proyecto muy personal en el que todo está hecho a medida y tiene un porqué para poder ofrecer el mejor producto posible con los medios disponibles.

Además Juan arranca hace muy poco en Youtube un canal de divulgación en el que su objetivo es difundir proyectos como el suyo y comunicar su día a día en obrador.