Publicado por Marco el 22 de septiembre de 2017


Hoy a las 22 horas y 2 minutos podemos definitivamente decir adiós al verano de 2017. Adiós a piscinas y ríos que han paliado el tremendo calor del estío, hola al otoño, que en Extremadura, es mágico. Terminamos el verano con el mismo artista que lo empezamos, con Jesús Ramos Valencia. Y es que Jesús ha aguantado el “chaparrón de sol” desde lo más alto de Extremadura, Piornal. Desde allí, ha pintado una fachada basándose en el lema “Lucha por los derechos del colectivo LGTBI en el mundo”. Y queremos cerrar el verano con la explicación que el autor nos da sobre su obra:

Se trata de una propuesta de la Fundación Triángulo, en colaboración con la Agencia Extremeña de Cooperación para el Desarrollo y el Ayuntamiento de Piornal.

El mural ha sido realizado sobre una fachada de uralita, empleando como material la pintura acrílica con colores complementarios. Su objetivo es continuar el programa de embellecimiento de fachadas “Piornal, arte en la calle” llevado a cabo por el ayuntamiento de esta localidad.

El diseño de la fachada parte de la lucha por los derechos del colectivo LGTBI en el mundo.

La parte central del mural la ocupa la figura de una mujer trans (con cuerpo de hombre y cara de mujer). Está situada justamente en la esquina de la casa con la finalidad de conseguir altura y equilibrio.

La composición juega, además, con distintos símbolos:

  • El mar, relacionado con la mujer desde la antigüedad clásica. Incorporamos, también, una relación lingüística, pues es este un término al que podemos referirnos en ambos géneros (el mar, la mar). De esta forma, se hace hincapié en la importancia de la persona como tal, independientemente de su sexo.
  • La mariposa, que simboliza aquí la liberación del ser oprimido (crisálida), y hace alusión asimismo, a todos aquellos países en los que no solo no se respetan los derechos del colectivo LGTBI, sino que pueden ser incluso castigados. La mariposa experimenta un cambio, una transformación desde gusano (sexo masculino) a mariposa (femenino). Es, por tanto, una mujer trans, lo que viene a reivindicar la importancia de la persona, del ser, por encima de su género.

Por otro lado, las mariposas monarcas son autóctonas de Méjico, país en el que es especialmente dura la opresión que sufre este colectivo; de ahí la elección de este tipo de ejemplar.

Los rasgos faciales de la mujer están inspirados en la pintora Frida Kahlo, con detalles, además, como los de las flores en el pelo y los largos pendientes. Su lucha como artista feminista explica esta elección. La expresión de tristeza que se observa en su rostro se justifica por su referencia a la situación de marginalidad en que viven muchas de estas personas, que deben enfrentarse no solo al rechazo social, sino también a su propio conflicto interno.

El cuerpo está inspirado en la también feminista Coco Chanel, quien logró cambiar el canon de belleza en la moda femenina al incorporar ropa de hombre a una mujer delgada y con muy pocas curvas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *