Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Arquitectura sostenible

Este es el último post de esta serie. La Bauhaus influyó sobre todo en la arquitectura y no podemos dejar de tener a una representante de esta disciplina. Ella se llama Carla.

Carla es una joven arquitecta. Brillante y concienzuda en todo lo que hace y comprometida con mejorar esta sociedad. Tal vez otra utópica como Jara o una maga como Juan. Pero lo que sí sabemos es que de ella escucharemos hablar, dentro de no muchos años, como una de las grandes figuras de la arquitectura actual. Os dejamos con su proyecto que aúna una biblioteca con una piscina, que usa materiales diferentes, regenera una zona degradada, poniendo en valor sus riquezas. Ella es Carla.

Linkedin de Carla

Sostenibilidad en la Arquitectura.

| Entre Cielo y Tierra. Biblio-Piscina. Barriada de Bellavista, Sevilla.

Gómez Lindo, Carla. [20.05.2021]

Situada en la zona sur de Sevilla y a una distancia de siete kilómetros de la ciudad, tiene lugar la llamada barriada de Bellavista. La esencia de esta se conserva por un entorno más familiar, donde las grandes superficies comerciales no tienen cabida, conservando así las costumbres históricas de sus vecinos.

Es allí donde tiene lugar el inhóspito solar que servirá como caso de estudio. Caracterizado en el año 1940 por contener un alto contenido de minerales como la uralita y la saca, con alto contenido en amianto, fue el principal motivo del proyecto para llevar a cabo una construcción eficiente energéticamente, contribuyente con el medio ambiente y contenida en los enclaves principales de la sostenibilidad. Surgiendo así como reactivación del vacío causado en dicho solar y con objetivo de creación de nuevos equipamientos e infraestructuras que solucionen las carencias con las que cuenta la barriada.

El proyecto comparte una dualidad de usos tales como: biblioteca y piscina.

Estos lugares que comúnmente funcionan de forma independiente, en este caso terminan por fusionarse en una sola pieza. Llevándose a cabo un estudio durante todo el proyecto de la estancia del usuario en ambos usos.

Previamente a su diseño, se contempló la realización de un DAFO (estudio de debilidades, oportunidades, fortalezas y amenazas) como método de evaluación de los condicionantes del solar, y así conocer aquellas desventajas que pudiesen llegar a transformarse en beneficios para el proyecto.

Es por ello, un factor fundamental en el inicio de un proyecto arquitectónico aprovechar todos aquellos elementos existentes, y comprobar su cabida en la edificación futura. No consiste en construir sin razonamiento, sino optimizar la vida de los elementos como bien citan las tres R: ‘reducir, reciclar y reutilizar’.

En primer lugar, se comprobó la masiva existencia arbórea que contenía en su estado actual el solar. La naturaleza es uno de los principales enclaves contribuyentes a contrarrestar la crisis climática vivida actualmente, por ello se hizo uso de la actividad pasiva que la vegetación proporciona, como la reducción de exposición solar y de temperatura. Este factor fue utilizado para colonizar el exterior del proyecto y así, aprovechar la localización de dichas zonas verdes para proteger aquellas estancias con mayor exposición.

En segundo lugar, se continuó implementando la utilización de herramientas pasivas en la distribución de zonas y equipamientos, localizando así los espacios de lectura en la fachada Sur, y reservando así el ala Norte para aquellos usos que requiriesen de forma temporal la utilización de dichas áreas.

La partición en uso de este volumen da cabida en planta soterrada a varios vasos de piscinas, que debido a encontrase en la cota -4.20 m contrarrestaría el empleo de instalaciones para la estabilización de la temperatura del agua.Por consiguiente, se implementaron sistemas constructivos que contribuyesen a favorecer ambientalmente la clasificación energética del edificio a clase A. Para ello, se utilizó un sistema estructural de acero mediante uniones atornilladas para así facilitar en un futuro el desmontaje de dichos perfiles, pudiendo así volver a reutilizarse para un posterior uso, a diferencia de las uniones soldadas o vertido de hormigón que terminan por dejar una huella eterna en el medio ambiente.

Finalmente, recordar que: – los edificios consumen más del 40% de la energía a nivel mundial –

La arquitectura asume una gran parte del total del calentamiento global a nivel mundial, habiendo marcado la pauta durante los últimos años. No cabe duda que la preocupación por el medioambiente y la importancia de las energías renovables ha tomado cada vez más fuerza, sin embargo, aún hay mucho por hacer en esta materia.

La investigación y puesta en obra de nuevos materiales en continuo desarrollo es un factor el cual cuesta poner en práctica en la actualidad, que acompañado del alto coste, dificulta el presupuesto acordado. Lo que demuestra la todavía falta de predisposición de la sociedad en este ámbito, ya que continuamos arraigados a las costumbres anteriormente vividas.

Medidas pasivas aportadas por la naturaleza, saber, conocer y entender lo que nos rodea, aprovechando los recursos que el medio ambiente nos proporciona sin necesidad de medios activos, contribuiría un notable avance a este largo camino que conlleva la palabra sostenibilidad.