El arte y COVID19

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Artículo de Telma de Espacio Dadá.

Si tienes niños y/o adolescentes en casa, puedes ayudar a Telma en su investigación rellenando esta encuesta.

Óleo sobre tabla. Telma Barrantes.

Vivimos tiempos difíciles, una situación que hace poco más de un mes era imposible de imaginar. El COVID 19 nos ha obligado a encerrarnos en casa y romper con nuestra rutina, nos ha llenado de preocupaciones. El miedo, como es de esperar, hace su presencia, porque esta es una historia de pérdidas. Pérdidas de vidas, pérdida de salud, de contacto social y educativo, económicas, etc. Entre tanta vorágine podemos observar cómo las personas salen a los balcones a cantar y a tocar sus instrumentos, o cuelgan sus dibujos de los balcones, y ¿por qué esto? Tenemos una necesidad de expresión vital.

Las manifestaciones artísticas, en cualquiera de sus formas, ya sea la pintura para dar color a la vida, la música para alegrar el alma o el baile para llenar de energía el cuerpo, juegan un papel muy importante en el proceso de sanación. La finalidad terapéutica del arte ha estado ligada al ser humano a lo largo de la historia. Hoy existen profesionales como arteterapeutas y musicoterapeutas que acompañan a la persona en un proceso de trasformación y cambio, si bien hoy no profundizaremos en ello. Es evidente que existe una necesidad de crear en algunas personas que en estos días se hacen patente.

El arte nos ayuda a entender nuestra propia realidad, y aunque este conocimiento de nuestra realidad es algo íntimo implica una exhibición y un interés por el espectador, porque dicho espectador encuentra en la particularidad del artista emociones propias. El arte es la posibilidad de contar todo aquello que sentimos y aún no hemos reconocido, llegando allí donde las palabras no son necesarias, donde la piel y el corazón se manifiestan. Precisamente, en estos momentos de cuarentena donde las emociones están a flor de piel, es el arte el que nos brinda la posibilidad de desahogarnos, de gritar sin ruido, de calmar nuestro desaliento, de cuidarnos.

«El arte es un modo de reaccionar a la vida y esa reacción ayuda a otros a vivir«. (Henry Moore, Undated notes 1950s, The art of Henry Moore, Thames and Hudson, 1960, p.39).

Probablemente, durante este encierro muchas personas se han sentido apáticas, tristes, o enfadadas; están experimentando problemas de sueño, dolor de cabeza, o de estomago; e incluso han aflorado pesadillas constantes, entre otros comportamientos o síntomas. Aunque no es ningún consuelo, es normal que en una situación como esta emerjan. Es importante comunicarse y hablar de ello, atender el malestar. Muchos de nosotros, como ya hemos mencionado, recurrimos al arte.

Para niños y adolescentes el arte puede ser una herramienta eficaz que les ayude a sobrellevar esta situación, en cualquiera de sus expresiones. Centrándonos en ellos, hemos lanzado una encuesta para estudiar qué emociones surgen en estos momentos y qué implicaciones tienen las artes plásticas en ellas. Por lo cual pedimos colaboración rellenando el siguiente cuestionario

Bibliografía:

  • López FDZ. Cao, M. (2011) Memoria, ausencia e identidad. El arte como terapia. Eneida
  • Klein, J.P., Bassols, M. y Bonet, E. (2012) Arteterapia. La creación como proceso de transformación. Octaedro